A-A+ Home | Print | Email | Add This | Adjust text size

Back to pediatric spanish conditions

Faringitis y la Amigdalitis

¿Qué son la faringitis y la amigdalitis?

El doctor examina la garganta de una niña pequeña

La faringitis y la amigdalitis son infecciones que provocan una inflamación en la garganta. Si afecta principalmente a las amígdalas, se denomina amigdalitis. Si afecta principalmente a la garganta, se denomina faringitis. Un niño incluso puede tener al mismo tiempo inflamación e infección de las amígdalas y la garganta. En este caso se llama faringoamigdalitis. Estas infecciones se diseminan por el contacto cercano entre las personas. Las infecciones bacterianas son más frecuentes durante el invierno. Las infecciones víricas son más frecuentes durante el verano y el otoño.

Datos sobre la faringitis y la amigdalitis

  • La faringitis y la amigdalitis son más frecuentes en los niños de entre 6 y 8 años de edad.

  • Los niños menores de 3 años raramente desarrollan estreptococos hemolíticos A ß (GABHS), o estreptococos en la garganta.

¿Qué causa la faringitis y la amigdalitis?

Existen muchas causas de las infecciones de la garganta. Los siguientes son los agentes infecciosos más comunes:

  • Virus:

    • el adenovirus

    • virus de la influenza (gripa)

    • virus de Epstein-Barr

    • Virus del herpes simplex.

  • bacterias:

    • estreptococos betahemolíticos del grupo A (GABHS)

    • Neisseria gonorrhea.

    • Haemophilus influenzae tipo B

    • micoplasma

  • infecciones por hongos

  • infecciones por parásitos

  • humo de cigarrillo

¿Cuáles son los síntomas de la faringitis y la amigdalitis?

Los síntomas de la faringitis y la amigdalitis dependen en gran medida de la causa de la infección y de la persona afectada. En algunas personas, los síntomas aparecen rápidamente; en otras, la aparición de los síntomas se produce de forma lenta. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la faringitis y la amigdalitis. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • dolor de garganta

  • fiebre (que puede ser alta o baja)

  • dolores de cabeza

  • disminución del apetito

  • malestar general

  • náuseas

  • Vómitos.

  • dolor de estómago

  • dolor al tragar

  • enrojecimiento o supuración visibles en la garganta

¿Cómo se diagnostican la faringitis y la amigdalitis?

En la mayoría de los casos, resulta difícil distinguir entre una infección vírica y una infección por estreptococos sólo con el examen físico. Sin embargo, es importante saber si la infección de garganta se debe al GABHS, ya que en este caso es necesario un tratamiento con antibióticos para evitar las complicaciones asociadas con estas bacterias.

Por eso, en la mayoría de los niños, cuando tienen los síntomas anteriores, se hace un examen de estreptococos y un cultivo de faringe para determinar si el causante de la infección es el GABHS. Normalmente, esta prueba consiste en tomar una muestra del exudado faríngeo (denominada prueba rápida o prueba rápida estreptocócica) en el consultorio del médico.

Si el resultado es positivo para GABHS, se pueden empezar a tomar inmediatamente antibióticos contra el GABHS. Si es negativo, parte de la muestra de la garganta se utilizará para realizar un cultivo de faringe. El cultivo identificará, a los dos o tres días, si el GABHS está presente. Su médico decidirá el plan de tratamiento dependiendo de los resultados.

Tratamiento para la faringitis y la amigdalitis

El tratamiento específico para la faringitis y la amigdalitis será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad del trastorno

  • la causa de la infección

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución de la infección

  • su opinión o preferencia

Si la infección no es causada por bacterias, entonces el tratamiento se enfoca en la comodidad de su hijo. Los antibióticos no son de utilidad en las infecciones de garganta provocadas por virus. Puede incluir lo siguiente:

  • Acetaminofén (para el dolor).

  • aumente el consumo de líquidos

  • Tabletas para la garganta.

  • Antibióticos (si la causante de la infección es una bacteria, no un virus).