A-A+ Home | Print | Email | Add This | Adjust text size

Back to pediatric spanish conditions

Ruptura prematura de membranas (RPM o PROM, por sus siglas en inglés)/Ruptura prematura de membranas pretérmino (RPMP o PPROM, por sus siglas en inglés)

¿Qué es la ruptura prematura de membranas?

La ruptura prematura de membranas (RPM) es una ruptura (apertura) de las membranas (bolsa amniótica) antes de que comience el trabajo de parto. Si la RPM ocurre antes de las 37 semanas de embarazo, se denomina "ruptura prematura de membranas pretérmino" (RPMP).

La RPM se produce en entre el 8 y el 10 por ciento de los embarazos. La RPMP (antes de las 37 semanas) ocurre en entre un cuarto y un tercio de los embarazos prematuros.

¿Qué causa la ruptura prematura de membranas?

La ruptura prematura de membranas hacia el fin del embarazo (término) puede ser causada por un debilitamiento natural de las membranas o por la fuerza de las contracciones. Antes de término, la RPMP suele producirse por una infección en el útero. Otros factores que pueden estar vinculados con la RPM incluyen los siguientes:

  • Condición socioeconómica baja (ya que las mujeres en condiciones socioeconómicas bajas tienen menor probabilidad de recibir cuidados médicos prenatales adecuados)

  • Infecciones de transmisión sexual como la clamidia y la gonorrea

  • Parto prematuro previo

  • Hemorragia vaginal

  • Tabaquismo durante el embarazo

  • Causas desconocidas

¿Por qué es un problema la ruptura prematura de membranas?

La RPM es un factor que causa complicaciones en un tercio de los nacimientos prematuros. Un riesgo significativo de RPMP es que es muy probable que el bebé nazca unos días después de la ruptura de membranas. Otro riesgo importante de la RPM es el desarrollo de una infección grave de los tejidos de la placenta llamada "corioamnionitis", que puede resultar muy peligrosa para la madre y el bebé. Otras complicaciones que pueden surgir de la RPM incluyen el desprendimiento de la placenta (separación prematura de la placenta y el útero), la compresión del cordón umbilical, el parto por cesárea y la infección posparto (después del parto).

¿Cuáles son los síntomas de la RPM?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de esta enfermedad. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Pérdida o flujo acuoso abundante de la vagina

  • Humedad constante en la ropa interior

Si observa alguno de los síntomas de la RPM, consulte a su médico lo más pronto posible. Los síntomas de la RPM pueden parecerse a los de otras enfermedades o trastornos médicos. Siempre consulte a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la ruptura prematura de membranas?

Además de un examen físico y una historia clínica completa, los procedimientos para diagnosticar la RPM pueden incluir lo siguiente:

  • Examen del cuello del útero (puede mostrar fluido goteando de la apertura cervical)

  • Examen del pH (acidez o alcalinidad) del fluido

  • Examen de fluido seco con un microscopio (puede mostrar un patrón característico similar a un helecho)

  • Ecografía. Técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas de sonido de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de los vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Las ecografías se utilizan para observar el funcionamiento de los órganos internos y evaluar la cantidad de fluido en torno al bebé.

Tratamiento de la ruptura prematura de membranas

El médico determinará el tratamiento específico basado en lo siguiente:

  • Embarazo, estado de salud general e historia clínica

  • Gravedad de la afección

  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Expectativas para la evolución de la afección

  • Opinión o preferencia de la paciente

El tratamiento de la ruptura prematura de membranas puede incluir lo siguiente:

  • Internación

  • Terapia de espera (en algunos caso de RPMP, las membranas pueden volver a sellarse y el goteo de fluido puede detenerse sin tratamiento, aunque esto es poco común, salvo que la RPM se haya producido por un procedimiento, como la amniocentesis, a comienzo del embarazo).

  • Control de indicios de infección como por ejemplo fiebre, dolor, aumento del pulso fetal o exámenes de laboratorio

  • Medicamentos, llamados "corticosteroides", que puedan ayudar a que los pulmones del feto maduren (la inmadurez pulmonar es un problema importante en bebés prematuros). Sin embargo, los corticosteroides pueden ocultar una infección del útero.

  • Antibióticos (para prevenir o tratar infecciones).

  • Tocolíticos. Medicamentos para detener el trabajo de parto prematuro.

  • Las mujeres con RPMP suelen dar a luz a las 34 semanas, si son estables. Si se presentan indicios de desprendimiento prematuro de placenta, corioamnionitis o compromiso fetal, podría ser necesario un parto prematuro.

Prevención de la ruptura prematura de membranas

Lamentablemente, no existe una forma de prevenir activamente la RPM. Sin embargo, este trastorno está fuertemente vinculado con el hábito de fumar, por lo cual las madres deben dejar de hacerlo lo antes posible.